Cómo cocinar repollitos de bruselas

Una de las consultas más frecuentes que recibo en “El consultorio sentimental de la Dra. Torchi” es cómo cocinar verduras. Y siempre respondo lo mismo: ¡en el microondas!

Para cocinar repollitos de bruselas vamos a usar el mismo método que para la mayoría de las verduras y esta receta sirve tanto para repollitos de bruselas como para chauchas o repollo común, ajustando los tiempos.

De esta manera quedan listos tanto para guarnición, o hacer un plato más elaborado, o guardarlos en el freezer para tener repollitos de bruselas durante todo el año.

Ingredientes:

1/2kg de repollitos de bruselas

1/2 taza de vinagre de alcohol

agua cantidad necesaria

1 bolsa para cocción en horno

cocinar-repollitos
1. Lavar y quitarle las hojas dañadas del exterior y los cabitos a los repollitos de bruselas. Colocarlos limpios en un bol.

2. Rociar con el vinagre y completar con agua de la canilla. Dejar en remojo un par de horas. El vinagre sirve fundamentalmente para limpiarlos bien, más allá de la tierra que sacamos en el primer paso, porque a veces tienen bichitos como pulgones que con el vinagre se van. No se preocupen que no les va a quedar nada de gusto a vinagre ni ácidos.

3. Luego del remojo, quitarles el agua y lavarlos bien de nuevo bajo la canilla. Un par de cambios de agua son suficientes.

4. Colocar los repollitos de bruselas escurridos -pero no secos- en una bolsa de horno. Calculando que en la limpieza se perdieron unos 100gr, vamos a tener 400gr de verdura a cocinar. Si tienen un horno de microondas grande, de unos 24litros y 900 watts, pueden cocinarlos de una vez; en hornos más chicos, les recomiendo que los hagan en 2 tandas. (Si deciden hacer más cantidad, siempre separen en tandas de 400gr que es la cantidad máxima que recomiendo cocinar en el microondas por vez, aunque sea un modelo grande).

5. Sacar el aire lo mejor que puedan y cerrar la bolsa sin hacerle nudo. Colocar en la bandeja del horno con la parte cerrada para abajo. Cocinar en potencia máxima durante 5 minutos. Si durante la cocción, ven que la bolsa se infla demasiado o se traba el plato giratorio, paren, dejen que se desinfle y continúen la cocción.

6. Al cabo de 5 minutos y CON CUIDADO PORQUE QUEMA Y LARGA MUCHO VAPOR, muevan la bolsa con una agarradera para sacarle el vapor y cocinen 2 o 3 minutos más con la bolsa abierta. Antes de esta última etapa, prueben clavarle un palillo a uno de los repollitos más grandes: si se clava fácil, ya están. No se pasen de cocción porque se les van a empezar a oscurecer.

7. Cuando estén listos, van a ver que cambiaron bastante de color, están más verdes y ligeramente translúcidos. Con mucha precaución , saquen la bolsa del microondas y pongan a enfriar los repollitos de bruselas en una bandeja.

 

Con este tipo de cocción, los repollitos no quedan aguachentos y se pueden guardar en el freezer en una bolsa, sacándole bien el aire como les expliqué en el post de las cebollas de verdeo.

Traten de elegir siempre los repollitos más apretatos porque eso significa que son más nuevos y frescos. Sobre el fin de la temporada y si estuvieron mucho tiempo en cámara  frigorífica empiezan como a “florecer” abriéndose las hojitas y desarmándose. Esos repollitos viejos no tienen el característico centro cremoso y pueden resultar hasta duros e incomibles 😀

Si no saben cómo comerlos, les cuento que pueden reemplazar las chauchas en este guiso “Guiso de Chauchas” o cortados al medio con vinagreta de aceite y vinagre o salteados con un poco de manteca unos minutos a fuego fuerte.