Adobo lechón para asar a la parrilla o el horno


  • 1 lechón de 4kg o 1/2 lechón de ese peso aproximado
  • 10 hojas de laurel fresco o seco pero enteras
  • 2 cdas de ají molido
  • 4 dientes de ajo, pelados y cortados en cuartos
  • 1 cda. de pimienta negra en grano entero
  • sal gruesa o entrefina (parrillera)
  • 1/2 taza de vino blanco
  • 1/2 taza de vinagre de vino o manzana
  • 1/2 taza de aceite de oliva
  • Varios: un rollo de papel aluminio de doble ancho y un rollo de film adherente

Estirar el papel aluminio sobre la mesada, con cuidado de no romperlo porque va a ser el contenedor de la preparación, levantando los bordes para que no escurra. Cubrir el lechón con la sal, el ajo cortado, el ají molido, los granos de pimienta y las hojas de laurel, toooodo a lo largo. Tener en cuenta que sobre las costillas hay menos carne, por lo que lleva menos condimento y poca sal para que no se reseque en la cocción.


Mezclar en un jarrito el vino, el vinagre y el aceite, y volcar salpicando con cuidado sobre los condimentos. Con cuidado de no “lavar” las especias.


Cerrar con cuidado el papel aluminio para contener los condimentos y los líquidos.


Envolver (de nuevo con cuidado :D) el paquete de alumnio con el film adherente, dando varias vueltas para que quede bien hermético. Mantener al fresco (si es verano, directamente en la heladera) sin congelar, por 24 horas. Este lechón puede asarse directamente en la parrilla o en el horno, primero con el fuego sobre la piel y luego darlo vuelta para terminar.


Deja un comentario

4 Comentarios en “Adobo lechón para asar a la parrilla o el horno

    • mtorchiari

      Nico, la mejor manera de probarlo es clavándole un tenedor bien profundo en los cuartos traseros (ahí donde hay más carne, que es lo que más demora). Si apretás donde clavaste y no sale líquido es que está cocido.
      Si aún no estás muy convencido, hacé un corte también en el cuarto trasero y fijate que no se vea nada rosadito.
      El tiempo es muy difícil de calcular así en el aire porque depende mucho del tamaño del lechón y cómo lo estás cocinando. Prestá atención a que tenga poco fuego en las costillas porque sino se te van a quemar (si lo hacés al horno, que sea despacito y tapale las costillas con una bandejita de cartón cuando veas que ya tienen un poco de color).
      Saludos y felices fiestas!