Empanadas criollas de carne

  • 1/2 kg de carne picada
  • 2 cdas de aceite
  • 3 tomates perita chicos
  • 2 dientes de ajo
  • 200 grs de cebolla de verdeo (o 2 cebollas medianas)
  • 1 pimiento rojo chico (o 1/2 de los más grandes)
  • 3 cdas de puré de tomates
  • 1/2 vasito de vino blanco
  • 1 cda de pimentón
  • 1 cdta de ají molido
  • sal y pimienta a gusto
  • 1 cubito/sobrecito de caldo de carne
  • 1 cda de manteca o grasa pasteurizada
  • 2 cdas de aceitunas descarozadas y cortadas
  • 2 huevos duros
  • opcional: pasas de uva sin semillas
  • 20/24 tapas para empanadas criollas caseras o compradas
  • aceite extra para la asadera o cantidad necesaria de grasa o aceite para hacerlas fritas

Sacarle las semillas a los tomates y las nervaduras y centro al pimiento morrón. Cortar en cubos pimiento y tomates, en rodajas finas la cebolla de verdeo -toda la parte verde también se usa- y picar bien chiquito el ajo.

Calentar bien el aceite y poner a rehogar las verduras. Revolver constantemente para que no se queme la cebolla y el ajo y al cabo de un ratito empezar a "aplastar" con la cuchara de madera para deshacer bien el tomate.

Agregar la carne y deshacer bien con la cuchara de madera para integrar con la verdura.

Agregar el vino y dejar cocinar a fuego bajo hasta que no se vea líquido y el relleno quede más seco.

Cuando la carne esté cocida, mezclar el puré de tomate con el pimentón, el ají molido y el caldito de carne y agregar la pasta roja a la sartén y revolver enseguida para integrar. Ni bien cambie de color el pimentón -pasa de estar bien colorado a más anaranjadito- sacar el relleno del fuego para que no se quemen los condimentos y se pongan amargos (más o menos 3 minutos).

Poner en un recipiente para enfriar y agregar la manteca o la grasa y revolver enseguida para que se derrita y se integre bien (este es el truco para que las empanadas "chorreen" al comerlas 😉 ).

Cuando el relleno esté completamente frío -frío de heladera, tiene que quedar bastante duro- agregar las aceitunas y las pasas y revolver bien para distribuir en toda la mezcla.

Agregar el huevo duro cortado y mezclar apenas para que no se rompa todo. Algunas personas dejan el huevo picado aparte y se lo van agregando cuando arman cada una de las empanadas.

Armar las empanadas y cocinar hasta que el relleno se ponga dorado. Lo único que no está cocido de estas empanadas son las tapas, así que si la masa está cocida, nuestras empanadas estarán listas. Con este relleno de empanadas "extra jugoso" el repulgue queda rojo y con todo el estilo de las empanadas criollas.