Pollo con puerros y arroz

  • 1 pechuga de pollo (puede reemplazarse por pechuga de pavo u otra ave)
  • 300 gr de puerros limpios
  • harina cant. necesaria
  • aceite cant. necesaria
  • 1/2 vaso de vino blanco o vermout blanco (tipo Gancia)
  • 250 cm3 de crema de leche (1 pote mediano)
  • sal, pimienta, condimentos para pollo, 1 cubito de caldo de verduras y/o 1 sobrecito de saborizador de puerros.
  • arroz blanco o papas para acompañar
  • Rinde 4 o 5 porciones

Quitar la piel y toda la grasa a la pechuga del pollo. Desojar y lavar bien el puerro.

Con un cuchillo bien afilado, separar lo más entera posible la carne del hueso de la pechuga.

Descartar el hueso central.

Cortar el pollo en tiras de 1cm de ancho.

Poner en una bolsa de polietileno nueva (puede ser de las de freezer o las de hornear) dos cucharadas de harina común, una cucharadita de sal, pimienta, condimentos para pollo y mostaza en polvo (los condimentos son a gusto).

Cerrar con la mano la bolsa y agitar para mezclar los polvos.

Agregar el pollo a la bolsa con harina y condimentos, cerrar y volver a agitar para enharinar y condimentar la carne.

Así tiene que quedar el pollo, completamente enharinado.

Cortar el puerro a lo ancho a dos centímetros aproximadamente.

Poner un fondo de aceite en una cacerola, calentar y agregar el pollo enharinado para dorarlo.

Cuando el pollo se dora verán que el aceite se enturbia por efecto de la harina que empieza a desprenderse del pollo.

Agregar el cubito de caldo de verduras y/o el sobrecito de saborizador de puerros para que se disuelva en el aceite.

Desglazar con medio vaso de vino blanco o vermout blanco. ¡Ojo que sale mucho vapor 🙂 ! Dejar un minuto a que se evapore todo el alcohol.

Agregar los puerros cortados sobre el pollo.

Revolver un poco todo para que la verdura pierda volumen y que no se queme el pollo. Bajar el fuego para cocinar bien el puerro.

Agregar un vaso de agua y remover para que se forme una crema y se termine de cocinar bien el puerro (según lo "verde" de las hojas demorará un poco más la cocción para que no quede fibroso).

Agregar el pote de crema de leche.

Remover todo para integrar la crema a la salsa de puerros. Probar para corregir la sazón y agregar un poco de sal si es necesario.

Servir sobre un colchón de arroz blanco. Puede acompañarse también con papas españolas o solo como cazuela.