Salsa de pizza fácil en microondas

  • 1 cebolla chica
  • 1 diente de ajo chico
  • 3 cdas. de aceite de oliva
  • 1 cda. de salsa de mostaza (tipo Savora)
  • 1 cdta. colmada de condimento para pizza
  • 1 cdta. colmada de pimentón
  • 1 cdta. de azúcar
  • 250 grs. de puré de tomates (1/2 cartón)
  • 1 cda. de orégano seco
  • sal a gusto
  • Rinde 3 pre-pizzas de 35cm

 

Procesar o picar bien finos la cebolla y el diente de ajo. Mezclar con el aceite en una fuente de microondas y cocinar a potencia máxima por 3 minutos.

Cuando la cebolla quede transparente, agregar la mostaza, el condimento para pizza y el pimentón y mezclar para que se disuelvan bien los condimentos en el aceite.

Agregar a la mezcla anterior, el puré de tomates y la cdta. de azúcar. Revolver bien con una espátula o cuchara de madera y volver al microondas por 2 o 3 minutos más hasta que se vea de buen color.

Sacar finalmente del microondas, dejar entibiar y agregar el orégano seco y la sal a gusto. Es preferible dejar enfriar completamente antes de usar para que no se humedezca la masa de pizza.

Cubrir la masa de pizza una vez que esté levada, prestando atención de "pintar" bien los bordes.

Cocinar la pre-pizza en horno bien caliente pero sin dorar la base ni los bordes (que se terminarán de dorar cuando se complete con el queso y el relleno de la pizza y se recaliente). Las prepizzas son IDEALES para guardar en el freezer, envueltas en papel aluminio y luego dentro de una bolsa o film plástico.

TRUCOS PARA MEJORAR EL SABOR DE LA PIZZA:

  • El orégano se quema fácil, por eso hay que agregarlo cuando la salsa está cocida o al sacar la pizza del horno, sobre el queso.
  • Para que la pizza tenga un sabor “más norteamericano”, agregarle albahaca fresca picada al final en lugar del orégano.
  • Para que la pizza quede bien crocante, ponerla por 5 minutos directamente en el piso del horno cuando le ponemos el queso, y luego subirla al estante para que el queso se dore.
  • Para que el queso se derrita parejo usarlo rallado -como está en el truco para que el queso rinda más– y echar un chorrito de aceite sobre la prepizza antes de llevar al horno.