Budín de pan tradicional a la naranja

  • 4 tazas (aprox) de miga de pan viejo
  • 750 cm3 de leche
  • 2 naranjas
  • 1/2 taza de azúcar
  • 3 huevos
  • 1 cdta de escencia de vainilla
  • caramelo y salsa de caramelo cant. necesaria
  • opcional: pasas de uva sin semillas


Quitar la corteza al pan y cortarlo en rebanadas con un cuchillo de dientes tipo Tramontina. El pan tiene que tener unos días pero no estar “petrificado” 😀 si el pan es demasiado fresco, va a costar descortezarlo y se van a hacer grumos al hacer la mezcla. Si está demasiado duro, se va a hacer polvo. (Reservar las cáscaras para hacer pan rallado casero)


Pelar una naranja, sacarle bien todo lo blanco a la cáscara -lo blanco se pone amargo al calentarse- y calentar la leche con la parte naranja para saborizar. Ni bien haga un par de burbujas, sacar del fuego y dejar enfriar.


Rallar con la parte más fina del rallador la cáscara de la otra naranja, de nuevo evitando la parte blanca.


Cuando la leche se enfríe, colarla y remojar el pan. Agregar también el azúcar y la ralladura de la naranja. Desmigajar todo junto con un tenedor. OJO, no pisar porque se van a hacer grumos, más vale ir pinchando los panes.


Agregar los huevos de a uno, revolviendo y batiendo bien con el tenedor para integrar. Agregar la escencia de vainilla a la mezcla.


Echar la pasta en un molde tipo flan o savarin acaramelado. Si a todos los comensales les gustan las pasas, agregarlas antes de poner en el molde. Si se quiere hacer medio budín de pan con pasas y medio sin pasas, echar un par de cucharadas por arriba y hundirlas un poco con un tenedor. Es el famoso budín mixto 😀


Cocinar 10 minutos en potencia máxima en el microondas y 5 minutos más en potencia media para cocinar bien por dentro. Está listo cuando la parte de arriba está coagulada pero no seca y al clavarle un cuchillo sale sucio pero no empastado. No pasarse de cocción porque no se nota en el microondas pero puede secarse demasiado donde no se ve, además sigue durante unos minutos la cocción luego de ser sacado del horno. Es muy raro que quede crudo, así que es preferible sacarlo “más antes” que “más después” 😉


Cuando esté frío, cubrir con papel film y guardar en la heladera por lo menos 4hs. La heladera reseca todo y si no está cubierto se le va a hacer un cuero horrible. Queda mucho más rico si se prepara de un día para el otro.


Mezclar media taza de salsa de caramelo con el jugo de las naranjas.


Desmoldar el budín frío en una fuente un poco profunda y salsear con el caramelo con jugo de naranja. Volver a la heladera hasta el momento de servir. Una vez cortado, conservarlo en la heladera pero cubierto para que no se resequen los bordes.