Budín fácil de mandarinas

  • 1 taza de mandarinas procesadas (aprox. 2 mandarinas grandes tipo Ellendale o 4 de las Criollas chiquitas)
  • 1 taza de aceite
  • 2 tazas de azúcar
  • 3 huevos
  • 3 tazas de harina leudante
  • 1 cda de polvo de hornear (o bicarbonato de sodio de repostería)
  • 1 cda de garam masala (o mezcla de especias de repostería como clavo de olor, nuez moscada, canela, etc o una cdita de escencia de vainilla)
  • azúcar impalpable, mermelada, licor o almíbar en cantidad necesaria para decorar

Lavar bien las mandarinas con cáscara, con un cepillito (vamos a usar las mandarinas completas). Cortarlas y sacarle todas las semillas.

Poner las mandarinas cortadas -con cáscara- y sin semillas en el vaso de la procesadora de mano.

Procesar bien (primero a baja velocidad e ir subiendo para no atrascar las cuchillas) hasta que quede una pasta lisa que cubra el pico de la procesadora.

Colocar la pasta de mandarinas en un bol grandecito. Chequear que no queden trozos de piel o cáscara enteros y semillas después de procesadas.

Agregar el aceite y el azúcar a la pasta de mandarinas y revolver bien.

Cuando las mandarinas estén bien integradas con el aceite y el azúcar, agregar los huevos y volver a mezclar.

Batir con batidor eléctrico hasta que quede una pasta lisa y se disuelva el azúcar.

Mezclar el garam masala (o las especias dulces surtidas) con una de las tazas de harina leudante.

Ir agregando de a poco toda la harina a la pasta y mezclar con la espátula o cuchara de madera para no desparramar 😀

Agregar el polvo de hornear.

Batir con batidora eléctrica hasta que quede una mezcla bien lisita.

Enmantecar o aceitar y enharinar los moldes. Conviene utilizar moldes tipo savarin o de budín inglés porque es una pasta pesada y puede hundirse en el medio si no es muy estable la tempratura del horno. Esta cantidad alcanza para un molde grandecito savarin y 10 individuales.

Llenar los moldes, darle unos golpecitos para emparejar y dejar reposar unos 15 minutos para que suban las burbujitas grandes, mientras tanto encender el horno para precalentarlo. (Si no se sacan las burbujas grandes puede hincharse desparejo en el horno.)

Cocinar en horno medio-bajo SIN ABRIR LA PUERTA DE HORNO. Ir chequeando porque se va a hinchar bastante durante la cocción. Cuando duplique su tamaño, se quiebre un poquito y se ponga doradito, probar el punto clavando un cuchillo limpio (si sale limpio pero húmedo, es momento de sacar el budín del horno).

Sacar del horno y dejarlo entibiar.

Desmoldar para enfriar en una rejilla.

Opción 1: espolvorear con azúcar impalpable sola o mezclada con canela.

Opción 2: mezclar jugo de mandarina con azúcar impalpable hasta que quede una especie de jarabe bastante espeso.

Opción 2: bañar con el glacé de mandarinas. Primero hacer un baño, dejar orear y dar un segundo baño para que quede más opaco.

Opción 3: mezclar licor, almíbar y mermelada de ciruela para formar un "coulis" o salsa liviana.

Opción 3: bañar con la salsa de ciruelas para que quede como una coronita en el budín.

Para freezar, envolver directamente un poco tibios y antes de glasear. Para presentar como postre, se pueden emborrachar con algún licor tipo Cointreau/Hesperidina mezclado con almíbar liviano y una bocha de helado de crema o vainilla.