Guiso de ternera, arroz y chauchas

  • 3 churrascos finos de paleta o nalga o bola de lomo (como 3 milanesas)
  • 2 cebollas de verdeo (o 1 cebolla mediana)
  • 1/2 pocillo de aceite
  • 1/2 envase de puré de tomates
  • 1 taza al ras de arroz largo fino
  • 1/2 vasito de vino blanco
  • 1 cda de pimentón
  • 1/2 sobre de saborizador de carne o panceta y cebollas
  • 1 taza de chauchas blanqueadas


Cortar la carne en tiras y las cebollas en rodajas.


Calentar el aceite en una cacerola y rehogar la carne junto con la cebolla. Cuando la carne ya no se vea colorada, desglasar con el vino blanco. Dejar evaporar el alcohol del vino para que no quede ácido antes de seguir.


Cuando el vino se evapore, agregar el medio paquete de puré de tomates, una cucharadita de azúcar y revolver bien con la carne y las cebollas.


Cocinar revolviendo unos 2/3 minutos la salsa y agregar el arroz seco y cocinar, también, revolviendo otros 2/3 minutos para “sellar” el arroz con el tomate y que no se revienten los granos y queden bonitos.


Agregar 2 tazas y media de agua caliente (esa medida es exacta para 1 taza de arroz de grano largo fino), el pimentón y el caldo para saborizar. Revolver una vez y dejar cocinar a fuego bajo con la olla semitapada. Para que el grano de arroz no se rompa, hay que tratar de revolver el guiso lo menos posible.


Cuando se cocine el arroz hasta que quede como se ve en la foto, que todavía le faltan unos minutos, agregar las chauchas y revolver. Si no es época de chauchas, se pueden usar otras verduras cocidas como las que vienen en paquetes supercongeladas.


Terminar de cocinar el guiso de ternera a fuego bajo hasta que se despeguen los granos de arroz y absorban bien la salsa. Servir en plato hondo para que no se enfríe.