Tarta de manzanas y caramelo

  • 4 yemas de huevo
  • 4 claras de huevo batidas a nieve
  • 4 cucharadas colmadas de azúcar común
  • 4 cucharadas de harina 0000
  • 2  manzanas
  • caramelo cant necesaria
  • escencia de vainilla o especias para tortas a gusto


Pelar, descarozar y cortar en rodajitas finas las manzanas.


Cubrir el fondo de un molde con caramelo, dejar entibiar y cubrir con las rodajas de manzanas completamente.


Batir las 4 yemas con 4 cdas de azúcar y la escencia de vainilla hasta que queden claras, lisas y no se sientan los granos de azúcar. A esa pasta, agregarle la harina por cucharadas, mezclando con una espátula para que no queden grumos.


Batir las claras a nieve con una pizca de sal o bicarbonato para que monten más firmes y agregarlas a cucharadas a la mezcla de yemas.


Integrar las claras a las yemas con movimientos envolventes con una espátula para que no se bajen.


Poner la pasta de bizcochuelo en el molde sobre las manzanas. Esta tarta puede hacerse en un molde para tartas o en un savarin como en la foto. Darle unos golpecitos a la tarta contra la mesada para emparejar.


Cocinar en horno medio/bajo hasta que al pincharlo con un cuchillo éste salga limpio. El bizcochuelo va a hincharse bastante en el horno, es importante no abrir el horno hasta que se vea la cubierta doradita porque sino se baja y se arruina.


Esperar un poco hasta que pare de salir vapor, pasar un cuchillo por el borde del molde -por si el bizcochuelo se pega- y desmoldar la torta de manzana en el plato en que se va a servir porque queda “al revés” :D Cuidado que si se enfría demasiado puede volver a endurecerse el caramelo y pegarse todo y hacer un desastre.

La torta de manzana invertida se puede servir fría o tibia y para postre puede acompañarse de una bocha de helado de vainilla.

Deja un comentario