¿Cómo pelar los tomates?

Muchas recetas -como el Guiso de conejo o el Guiso de Lentejas- llevan tomates pelados, pero ¿cómo pelar tomates fácil y sin desperdiciar?
Como la piel de los tomates es muy delgada y pegada a la carne, si intentamos pelarlos como una fruta común nos vamos a quedar sin tomate 😀
Siguiendo estas instrucciones, se pueden pelar muy facilmente sin desperdiciar nada.

Con un cuchillo afilado hacer un tajo en la piel todo alrededor -como si fuera en Ecuador 🙂 - y dos tajos partiendo desde el cabito, también todo a lo largo -como si fueran 2 meridianos-.
Sumergir los tomates en agua hirviendo, dejar unos minutos y dar vueltas para que se mojen de los dos lados.
Pasar por el chorro de agua fría para que se desprenda la piel y que no se cocinen los tomates.
Separar los pedazos de piel, con cuidado de no dañar la carne del tomate, con la mano.