Conejo guisado con verduras

  • 1 conejo de unos 2 kg (si el conejo es más chico, probablemente sea puro huesitos.  Elegir siempre de 2 kg en adelante)
  • 1/2 pimiento verde grande
  • 1/2 pimiento rojo grande
  • 2 tomates frescos, pelados y sin semillas
  • 1 nabo grande (250 grs aprox)
  • 250 grs de rabanitos (puede utilizarse directamente 1/2 kg de rabanitos o 1/2 kg de nabo solamente)
  • 2 cebollas medianas
  • 250 grs de zanahorias
  • 1 cda de mostaza en polvo
  • 1/2 cdta de pimienta negra molida
  • 1/2 pocillo de aceite
  • 1 vaso bien lleno de vino tipo Marsala o vermouth blanco tipo Grancia
  • Rinde 4/5 porciones (y se puede estirar bastante agregando papas o batatas o acompañando con arroz blanco servido aparte)


El guiso de conejo se cocina rápido como el pollo, así que conviene tener limpia y preparada toda la verdura antes de empezar a cocinar -que es en lo que más tiempo se pierde 😉 –


Trocear el conejo con un cuchillo bien afilado así: separar los cuartos traseros y delanteros (patas), cortar en dos partes de tamaño parejo los cuartos traseros; cortar el cuerpo en 2 (o 3 si el conejo es muy grande) por debajo del costillar, separar con el cuchillo bien pegado a las costillas la carne del lomo (las costillas se tiran porque con la cocción se separa la piel y quedan los huesitos sueltos que son MUY molestos).


Acomodar las piezas para que queden de tamaño parejo, cortando las patas traseras en dos y cerrando los lomitos como rollos asegurados con escarbadientes, para equiparar los tiempos de cocción. Si las presas son de tamaños muy diferentes o se dejan los lomos sin enrollar se corre el riesgo de que se deshaga la carne en la cocción y que no quede bonito o sea difícil de servir. Oficialmente, el único secreto de esta receta es esto de las presas 😀
Desparramar las piezas y condimentar con la mostaza, la pimienta y la sal, frotar bien para que penetre en la carne y dejar reposar unos 15 minutos, mientras cortamos los pimientos y los tomates en tiritas, las cebollas en rodajas grandes, los rabanitos por la mitad, el nabo en cubos y las zanahorias en media rodajas de medio cm de espesor.[/caption]


Poner a calentar el aceite en una olla ancha. Con el aceite caliente, poner a dorar las piezas de conejo de los dos lados, dando vuelta una vez y moviendo un poco la olla para que no se pegue en el fondo.


Cuando el conejo esté dorado de los dos lados, -siempre a fuego alto- agregar de golpe el vino Marsala para desglasar. Va a hacer bastante barullo y va a largar bastante vapor de golpe, está bien :D[/caption]


Cuando el Marsala “se calme” agregar los pimientos, la cebolla y los tomates cortados y revolver. Bajar el fuego para cocinar tranquilo y que se haga salsa.


Cuando se ablandan bien las primeras verduras, se agregan los nabos, los rabanitos y las zanahorias. Se revuelve y se deja cocinar todo a fuego bien bajo. Solamente si se ve demasiado seco o si “amaga” a pegarse en el fondo, agregar un poco de agua, pero generalmente no es necesario porque las mismas verduras largan líquido.


El guiso de conejo está listo cuando las verduras que agregamos al final están cocidas y las que agregamos al principio forman como una salsita. Hay que tener cuidado de servir el guisado BIEN CALIENTE, por lo que es recomendable calentar la fuente  llenándola con agua hirviendo un rato antes. (Para freezar, retirar del fuego antes de que se terminen de cocinar las verduras -que van a quedan mejor cuando se recaliente el guiso-)