Lasagna clásica

Masa:

  • 2 huevos
  • 1 cda de aceite
  • 1/2 cda de agua
  • harina cant. necesaria (aprox. 2 tazas)

Relleno verdura:

  • 1 taza de espinaca o acelga blanqueada y picada
  • 250 grs de ricota
  • 1 cda de manteca
  • 1 cda de harina
  • 3/4 taza de leche
  • nuez moscada, pimienta y sal a gusto

Relleno carne:

  • 400 grs de carne picada
  • 1 cebolla chica
  • 1 cebolla de verdeo (o 2 cebollas comunes solamente)
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1 cda. de aceite
  • 1 taza (escasa) de puré de tomates
  • 1 cdta de azúcar
  • 1 cubo de saborizador “Tuco” (o 1 cdta. de laurel molido, ají molido y provenzal seco combinados)
  • sal a gusto

Salsas:

  • 3 tazas de salsa de tomates (tipo tuco o salsa para pastas)
  • 1 o 2 tazas de salsa blanca

Varios:

  • 200 grs de queso fresco o muzarella
  • 100 grs de queso rallado
  • aceite o rocío vegetal para la fuente
Rinde 6 porciones generosas

 

Mezclar los ingredientes de la masa, agregando harina hasta que quede una masa lisa y elástica. Dejar descansar un par de horas y estirarla mucho, más delgada que para tallarines. Cortar láminas de unos 10/15 cm de ancho y dejar orear mientras se prepara el relleno. (La masa puede reemplazarse por la que se compra en supermercados, siguiendo las instrucciones del paquete, pero ¡¡LA LASAGNA NO ES DE PANQUEQUES!! es de masa de tallarines).

Rehogar las verduras del relleno de carne hasta que queden tiernas. Agregar la carne picada y remover bien para que se deshaga y se cocine pareja.

Cuando la carne se vea cocida, agregar el puré de tomates y los condimentos y cocinar unos 10 minutos más hasta que se integre bien y tenga lindo color (el relleno de carne de las lasagnas es como una salsa bolgnesa espesa). Sacar del fuego y dejar entibiar.

Hacer un "roux" con la manteca caliente y la cda de harina.

Agregar la espinaca picada fina y revolver hasta que se integre bien.

Agregar la ricota y la leche, y cocinar a fuego mediano/bajo hasta que se forme una crema espesita y bien lisa.

Poner a hervir una olla bien grande de agua con sal y un chorro de aceite. Ir echando bien desplegadas las hojas de masa y cocinar un par de minutos solamente -hasta que se ablanden- y "pescarlas" con una espumadera.

Escurrirlas unos segundos en un colador, untar con un hilo de aceite, ponerlas desplegadas en una fuente grande y llevar a la heladera unos minutos. Ojo que si no están bien aceitadas de ambos lados pueden pegarse, cosa que no es la muerte de nadie, pero va a complicar el armado.

Aceitar completamente una fuente profunda (la más profunda que tengan) -tanto la base como los lados- y cubrir con un "pisito" de salsa de tomates (se puede usar salsa casera o las que venden en las fábricas de pastas frescas o las "Salsati" del supermercado que son bastante decentes).

Acomodar una base de tiras de masa. No importa que se superpongan porque LO BELLO de usar masa de pastas es que nunca queda un masacote como a los sacrílegos que usan panqueques.

Cubrir con la capa de espinaca y queso. No tiene que llegar a los bordes porque con el calor se va a emparejar bien y no se va a pegar a la fuente fría, complicando después para servir.

Sobre la vedura poner otra capa de masa, y sobre la masa, el relleno de carne. Volver a tapar con masa, y apretar un poco todo con las manos para que quede bien parejo y todo del mismo grosor.

Sobre la última capa de masa, poner una linda cantidad de tuco y unas tiras transversales de queso mozarella o cremoso. Ojo, no abusar con el queso porque después se va a desarmar todo al servir (y también se corre el riesgo de que quede pesado y pastoso el plato), tienen que ser tiritas separadas entre si.

Cubrir el queso con una abundante cantidad de salsa blanca espesa, otra capa de salsa de tomates y espolvorear con queso rallado. En este punto, se puede llevar al freezer o a la heladera hasta el momento de utilizar. (La lasagna armada de un día para el otro en la heladera es genial, una buena idea si van a recibir visitas y no tienen ganas de andar cocinando con los invitados por ahí dando vueltas 😉 )

Llevar al horno fuerte unos 20 minutos hasta que se dore la cubierta y después bajarlo y dejarla unos 40 minutos más para que todo el relleno esté caliente y jugoso. La realidad es que los componentes de la lasagna están cocidos, por lo que la pasada por el horno es solamente para homogeneizar la temperatura de todas las partes y dorar el queso rallado.

TRUCOS PARA HACER LA LASAÑA MÁS FÁCIL:

  • Poner todos los ingredientes de Relleno verdura, bien mezclados, en una fuente de microondas con tapa y cocinar a 60% de potencia por 5 minutos, revolviendo una vez a los 2 minutos y usar (para reemplazar la crema que explicada en la receta). Los tiempos de cocción pueden variar de horno en horno, por lo que hay que atender que la textura final sea similar a la que vemos en la foto de arriba.
  • Poner todos los ingredientes de Relleno carne, bien mezclados, en una fuente de microondas con tapa y cocinar a potencia máxima por 10 minutos, revolviendo dos veces cada 3 minutos y usar (para reemplazar el relleno que está explicado en la receta). Los tiempos de cocción pueden variar de horno en horno, por lo que hay que atender que la textura final sea similar a la que vemos en la foto de arriba.
  • Utilzar salsa blanca de la instantánea que se vende en paquetes y salsa de tomates de lata, tipo Salsatti.
  • Utilizar masa precocida (tipo la Matarazzo acanalada) y agregar dos cucharadas de crema de leche sobre la crema de verduras para que se hidrate bien -ya que no se cocinan aparte- y utilizar también más tuco en donde corresponda.
  • Y por el amor de todos los santos: NO HAGAN LASAGNAS DE PANQUEQUE que queda un plato pesado y desprolijo, en lugar de una cosa elegante, que ya bastante trabajo lleva como para que se arruine con un detalle tan pavo 😀